lunes, 23 de noviembre de 2009

Yin and Yang de Kenneth Rexroth

Una vez más la primavera llega,
Cálida y perfumada, a las montañas
De la costa, con la luna de Abril.
Regresan a sus sitios esas flores,
Los pájaros regresan a sus árboles.
La estrella del invierno se pone en el océano,
La del verano sale por entre las montañas.
Átomos de mercurio en el aire,
Es la resurrección que impregna a la tierra.
Geométricas, brillantes, aún vivas,
Figuras de animales y de hombres
Realizan ceremonias secretas en el cielo.
El León a la Virgen le entrega la luna.
Ella se para en la encrucijada del cielo:
La luna llena en su mano derecha,
Una espiga dorada en la otra mano.
El rito del renacimiento alcanza su climax,
Su luz asciende desde los infiernos
y se revela al alcanzar el zenit.
En el infierno nada
el sol entre dos peces
que se llaman Sí y No.

1 comentario:

chadeux dijo...

¡qué bueno! (ya tenés el primero para el libro...)